Parte apresurado de un instante cualquiera en los márgenes de una guerra. Por inwit

Los primeros tuits mencionando la acampada llegan justo después de que Willy Toledo, el controvertido actor que no gusta a casi nadie, en su arenga desde el estrado grite «¡Nos quedamos!». Los cientos de miles de personas que le escuchan en la plaza reaccionan, pero no estás seguro de si es la retórica lo que funciona, como siempre, o si las Marchas de la Dignidad (la inabarcable multiplicidad de la gente que respondió a la llamada del SAT) están en esa también, en quedarse en la calle hasta que la cosa cambie. En todo caso, los mensajes instantáneos indican la ubicación del arranque de la supuesta acampada, y hacia ahí te diriges con las cuatro que te acompañan.

Al llegar, junto a la boca del cercanías, hay cinco toldos tendidos de los árboles a varios metros sobre el suelo, y, bajo ellos, la gente comienza a hacer corrillos. [Paras
de escribir y vuelves a la columna de texto móvil que trae
noticias desde la Puerta del Sol, donde hoy hay una nueva
convocatoria. Vuelves a este texto, no sabes por dónde ibas.]
Corrillos, decías. Muchos muy jóvenes, muchos pañuelos palestinos, mucha [suena
el teléfono, llega una foto de la concentración en Sol]
expectación. Dos metros más allá, otra gente más mayor regresa tranquilamente dando por finalizada la protesta. El contraste es amargo, y nadie de este lado se dedica a informar a quienes ya terminan que, quizá, esto sólo comienza. [Vuelves
a tuiter, la interrupción no ayuda a pensar.]

Alguien pregunta a tu lado si conviene «echar toda la carne en el asador». Se refiere a ir a buscar toldos y cuerdas, a activar un dispositivo de apoyo a esta incipiente acampada. «Es mejor esperar un rato», le contestan. Son gente experimentada, en el sentido de que estuvieron en 2011 en Sol, y, como la gente experimentada que en 2011 llegaba a la plaza a ver qué pasaba, deciden mantenerse al margen y ver qué pasa. Y lo que pasa es que alguien de unos 23 años agarra un megáfono y comienza a gritar algo. No distingues, te acercas a ver. «Compañeros, id sentándoos que va a dar comienzo la acampada». «¿La asamblea?» dice otro, «No, no, la acampada».

Las miradas bajo estas lonas tienen un brillo enérgico y como de estreno. Hasta las 21:30 hay permiso oficial para estar en la calle, a partir de ese momento toda esta energía será ilegal. Pero no hace falta esperar tanto. Desde la plaza llegan dos tipos de sonidos, que los más veteranos distinguen sin dudar: petardos (fuegos artificiales, puedes verlos) y disparos de balas de goma. Un río de gente viene corriendo hacia ti, huyendo de las explosiones: empieza el baile. Y acaba la acampada.

[…]

Ahora que ha pasado casi una hora y parece que la batalla se ha desplazado hacia la plaza de Cibeles, decides acercarte al lugar en que estuvo el conato de acampada. Sólo quedan los toldos, demasiado altos para ser arrollados. A la izquierda, una fila de policías con armadura y escudo bloquean la calle, sin hacer nada. A la derecha, a lo lejos, nubes de humo se iluminan del azul de las luces policiales y llega, atenuado por la distancia, un sonido inequívoco: la guerra se libra dos calles más allá.

[Dejas definitivamente de escribir sobre lo de ayer
porque de Sol llegan ahora noticias inquietantes y te
descentras. La concentración antirrepresiva de apoyo a las
personas detenidas ayer, como suele, está a punto de degenerar
en un nuevo correcalles. La policía está apostada en todas las
entradas a la plaza, un grupo numeroso ha salido en dirección
a Gran Vía tras discutir con la gente del SAT que apostaba por
quedarse en Sol.

Suárez está muerto, te dices, y, tras este fin de
semana, parece que la fina barrera que retenía en un lugar
mítico de cuarenta años atrás al fascismo se ha roto. Como si
la vida de ese señor que apuntaló la estafa de la Transición
se hubiera interpuesto entre Franco y nosotras.
Menuda tontería, te dices, respiras, y cierras.]
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s